Obra

La Obra del Maestro Samael Aun Weor se basa en la investigación directa y objetiva del conocimiento en los mundos internos.
En cierta ocasión le preguntó un estudiante:

Maestro, ¿en qué se basa su doctrina?

“Mi doctrina se basa en el conocimiento revelado que todo el mundo puede obtener de su Maestro Interior…
La meditación constituye nuestra técnica”.

 

EL PRIMER LIBRO

En el mes de mayo de 1950 salió a la luz pública en la ciudad de Ciénaga, Colombia, un libro que causó un gran revuelo en el ambiente esotérico y espiritual de ese país. Se trataba del El Matrimonio Perfecto o La Puerta de entrada a la Iniciación”, cuyo autor firmaba con el nombre de Aun Weor.

1-mp_puerta_iniciacion

La génesis de su edición es muy interesante. A finales del mes de octubre de 1949, el Maestro Aun Weor recibió órdenes de los Maestros de la Logia Blanca de viajar con su familia a la ciudad de Pamplona, Colombia, para escribir allí este libro. Rápidamente preparó sus cosas y salió hacia esta ciudad a finales de noviembre…

Apenas dos meses después, a últimos de enero de 1950, regresó de nuevo con su familia a Ciénaga, y se instaló en un pequeño hotel de la Estación del ferrocarril. Traía con él 9 libretas escritas, de 50 páginas cada una, y allí estaba el manuscrito de “El Matrimonio Perfecto de Kinder” (así llamado más tarde cuando escribió el libro titulado El Matrimonio Perfecto). A su buen discípulo de aquella época, Julio Medina, le tocó pasarlo a máquina y luego llevarlo a todas las imprentas de Ciénaga, Santa Marta y Barranquilla, para su edición. Pero todas se negaban a editar aquel libro por temor a las posibles represalias de las autoridades locales. A primeros de mayo, en una improvisada imprenta, se editaron 2000 ejemplares, algunos de estos fueron distribuidos a las más de 100 sociedades y grupos espirituales de Sur y Centroamérica. Después de dos meses comenzaron a llegar cartas solicitando mayores informes; los libros distribuidos empezaron a cumplir su misión, fueron cayendo en otras manos y comenzaron a llegar cartas tanto de Colombia como de otros países, y de esta forma se fue gestando el Movimiento Gnóstico.

 El esoterismo que enseñó el Maestro Aun Weor en ese su primer libro, y en todos los que escribió posteriormente, es un esoterismo claro, práctico y directo, que como es lógico, chocó frontalmente con el esoterismo en boga en aquella época, que estaba influenciado por la mayor parte de la literatura esotérica del siglo XIX y de la primera mitad del XX: un esoterismo esencialmente teórico, revestido por prejuicios de un intelectualismo ampuloso y complicado, que a ninguna realización podía llevar.

LAS TRES PARTES DE LA OBRA

-La primera parte (que el Maestro denominaba Kinder) se desenvolvió entre los años 1950 y 1963. Fueron 13 años en los que el Maestro creo las bases del Movimiento Gnóstico, escribiendo libros que, aunque posteriormente algunos de ellos los consideró incipientes –con respecto al nivel de precisión sintética que su Enseñanza alcanzó a medida que avanzaba en el camino de su propia auto-realización–, no por ello deja de ser importante su estudio, pues nos permite descubrir la perfección que la Enseñanza alcanzó con el tiempo.

-La segunda parte (que él denominaba Enseñanza Media), se desarrolló entre los años 1964 y 1977 (año de su desencarnación). Fueron otros 13 años de intenso trabajo en los que el Maestro, de forma didáctica, a través de los Mensajes de Navidad de cada año, entregó claramente las claves del trabajo interior.

-La tercera parte (que él denominaba Enseñanza Superior) no se entregó; el Maestro decía que vendría más adelante, si bien, en los capítulos finales de su libro La Gran Rebelión , y sobre todo en su último libro, El Pistis Sophia Develado, encontramos los principios de esta Enseñanza Superior.

Es en las dos primeras etapas de la Enseñanza donde encontramos muchos elementos de las dos corrientes de inspiración citadas: En el Kinder se trata de las enseñanzas Rosacruces de la Fraternidad del V.M. Huiracocha (Arnoldo Krumm-Heller), a la cual, como ahora veremos, perteneció el Maestro… Y en la Enseñanza Media se trata de las enseñanzas del Cuarto Camino transmitidas por Gurdjieff y algunos de sus más relevantes discípulos…

Si el Maestro utilizó dentro de su Obra algunas de las ideas de estas dos corrientes esotéricas, es porque en ellas encontró mayor objetividad –a la hora de transmitir las grandes realidades de la Enseñanza–, que en otras corrientes. Este es un punto muy importante cuando tratamos de adquirir una cultura esotérica correcta, ya que sabemos qué tipo de libros y autores son afines a la enseñanza gnóstica. Por otra parte, también es cierto que el Maestro amplió y hasta corrigió algunos de los planteamientos de estas dos corrientes esotéricas, ya que podemos afirmar que “donde aquellos callaron, el Maestro habló”...

  Y aquí es necesario hacer un paréntesis explicativo, para leer un manuscrito del Maestro que nos permitirá entender la finalidad concreta por la que él utilizó textos de otros Maestros y de otros autores esotéricos.

Sabemos que el Maestro solía investigar internamente el contenido de los libros que leía, y muchas veces escribía con grandes letras en las partes en blanco de las páginas de esos libros, sus propias reflexiones.

Y es precisamente en uno de los tres tomos de los Relatos de Belcebú a su nieto, escrito por Gurdjieff, que el Maestro escribió esta aclaradora reflexión:

Síntesis de este capítulo: Repetir como loros, escribiendo lo que otros escribieron es deterioro mental, degeneración. Empero, vestir nuestras propias ideas y experiencias vividas, con rico lenguaje y citas de textos y autores, es indispensable para hacer obra grande en favor de la Humanidad.

 

ORDEN INICIATICO DE LA OBRA

Siguiendo un orden didáctico en su Obra escrita, sus primeros libros siguieron un modelo sapiencial: en cada uno de ellos plasmaba los conocimientos que iba adquiriendo en su propio proceso iniciático; así tenemos el siguiente orden:

               Sendero Probatorio (Los Misterios Menores) = Libro: El Matrimonio Perfecto de Kinder o Puerta de Entrada a la Iniciación.

Misterios Mayores:
Samael Aun Weor en la impresión del Matrimonio Perfecto

1ª Iniciación = Libro La Revolución de Bel (editado a finales de 1950)

2ª Iniciación = Libro Apuntes Secretos de un Gurú (editado en 1952)

3ª Iniciación = Libro Las Siete Palabras (editado en 1953)

4ª Iniciación = Libro Rosa Ígnea (editado en 1953)

5ª Iniciación = Libro Voluntad Cristo (editado en 1953)

En estos años también se editaron los libros  Curso Zodiacal (1951),  Tratado de Medicina Oculta y Magia Práctica (1952) que más tarde fue ampliado y corregido por el autor, Catecismo Gnóstico (1952), Conciencia Cristo (1952) y El Libro de la Virgen del Carmen (1952).

Pero aun en la soledad de la Sierra, las persecuciones continuaban y el maestro recibió una nueva orden de la Logia Blanca que le indicaba que debía abandonar Colombia, pues su vida corría peligro. Entonces el Maestro y su familia emprendieron un duro viaje, estando la Maestra Litelantes embarazada, que les llevó a pasar por Panamá, San José de Costa Rica (lugar donde nació el cuarto hijo de los maestros: Horus), Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala, hasta llegar a México, a la ciudad de Veracruz. En cada uno de los países por los que pasaron, el Maestro sembró la semilla del Movimiento Gnóstico, dejando siempre algún estudiante que se convertía en el representante del Movimiento en ese país…

Mientras tanto, en Colombia se editarían los libros Manual de Magia Práctica (1954) y Tratado de Alquimia Sexual (1954).

El escritor Samael Aun Weor escribiendo a máquina

 En 1955, el Maestro y su familia ya se encontraban instalados en México. Allí escribió el libro Misterios Mayores, síntesis de los trabajos iniciáticos que había realizado en las Cinco Iniciaciones de Misterios Mayores. En este libro, dividido en tres partes, dedicó la tercera parte a dar por primera vez pautas organizativas para el Movimiento Gnóstico: dio indicaciones sobre El Apostolado y la necesidad de que surgieran Instructores Gnósticos para que se abriesen Lumisiales (puntos centros de Luz) por todas partes…

Desde el año 1952 hasta el 1977 el maestro Samael Aun Weor escribió un Mensaje de Navidad por año que fueron editados con diferentes nombres. Ver todos los Mensajes de Navidad

–Levantadas las Ocho Serpientes de Luz, es decir, una vez realizada la Iniciación Venusta y alcanzada la cima de la “Primera Montaña”, el Maestro entró en una pausa magnética creadora que duró varios años, y dándose cuenta del “problema del doble centro de gravedad” (el hanasmusianismo que se puede presentar en los Dos Veces Nacidos que no trabajan en la eliminación del Ego), se dedicó entonces, con exclusividad, a la muerte del Yo

–Todo esto se reflejó en su Obra escrita. En el Mensaje de Navidad de 1960-1961 comienza a percibirse un cambio, una octava superior en el contenido de la Enseñanza del Maestro; estaba preparándose la entrega de la Enseñanza Media, que en concreto se inició con la edición del Mensaje de Navidad de 1964-1965 (Técnica para la disolución del Yo). Esta octava superior del Mensaje aportó una serie de Enseñanzas básicas que el Maestro fue perfeccionando cada vez más y más, hasta llegar a la síntesis perfecta de las ideas fundamentales del trabajo, y que hoy conocemos como Los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia…

Resaltaremos algunas de estas ideas fundamentales:

 En Primer Lugar, el Maestro planteó claramente lo que él llamó, el “problema de la cristificación del Hombre”. Profundas investigaciones clarividentes le permitieron descubrir que las gentes no tienen encarnada su Alma, que sólo poseen un embrión de Alma, y que para encarnar Alma se necesita tener creados los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser (el astral, el mental y el causal)… En 1960, el Maestro Samael Aun Weor escribía:

“Se os hará un poco extraña esta afirmación, pero en realidad os digo que la humanidad todavía no ha ENCARNADO el ALMA. La gente sólo tiene ENCARNADO un embrión de Alma… Eso es todo… Quien quiera encarnar su Alma debe tener un cuerpo astral, un cuerpo mental y en cuerpo causal. La humanidad todavía no tiene estos vehículos. Si examinamos clarividentemente el astral de cualquier persona común y corriente, vemos que ese astral es un fantasma frío y dormido. Realmente no podemos darle al fantasma astral el nombre de cuerpo astral. Cuando invocamos a un desencarnado, lo hallamos completamente dormido. Esos fantasmas astrales hablan cosas incoherentes y están llenos de frío de muerte”…

Al principio de su Obra el Maestro pensaba que todos los seres humanos tenían los cuerpos internos, principalmente porque él los tenía, ya que los había creado de otras existencias. Por otra parte, existía en su Obra cierta influencia de la literatura esotérica de principios del siglo XX, que daba por hecho (transmitiéndose así de autor en autor) que todos los hombres poseían ya los cuerpos internos. Pero sus investigaciones le llevaron a la cruda realidad de que “animal intelectual”, equivocadamente llamado hombre, no posee los auténticos cuerpos astral, mental y causal, que no nace con ellos, y que debe crearlos intencionalmente… Es a partir de ese momento que objetivizó en sus libros LA IDEA DEL NACIMIENTO SEGUNDO

En segundo lugar, por esa época el Maestro comenzó también a plantear claramente el trabajo psicológico de la muerte del Yo . Durante la etapa Kinder (los libros de los años cincuenta), el maestro hablaba de “santificación”, y el trabajo sobre los defectos era presentado como una lucha de voluntad (negarse a sí mismo a base de voluntad). Por ejemplo: el Maestro aconsejaba a sus discípulos una disciplina concreta de 2 años de duración; para ello les recomendaba escoger 12 defectos (los más importantes que descubriesen en ellos) y dedicarle 2 meses de trabajo a cada uno de ellos, transformando, a base de voluntad, el defecto en virtud… En la etapa Kinder no estuvo muy claro el tema del Yo, incluso en algunos libros el Maestro utilizó los términos clásicos de la literatura pseudo-ocultista como “Yo Superior”, “Yo-Cristo”, “Yo Divino”, etc., para referirse a la parte elevada del Ser. Pero en la Enseñanza Media hizo una clara diferenciación entre el SER y el YO, eliminando radicalmente toda clase de “yoísmo” al referirse a las partes elevadas del SER… En 1960 escribía el Maestro:

Maestro-Samael4“Cuando estudiamos el fantasma astral de un fallecido, vemos un fantasma de fachada. Dentro de ese fantasma de fachada existen muchos fantasmas que se proyectan en distintas direcciones dentro de los mundos internos. Cada fantasma de estos goza de auto-independencia. Cada fantasma de estos, es un Yo. Cada Yo tiene su propia mente diabólica. La gente dice que tenemos una mente. Nosotros decimos que tenemos muchas mentes. En la vida diaria estos fantasmas del Yo pluralizado se debaten y riñen por la supremacía. Cada uno de ellos quiere ser el amo absoluto. El Yo que hoy jura ser fiel a la Gnosis es desplazado mañana por otro Yo que odia a la Gnosis. El Yo que hoy jura amar a una mujer es desplazado mañana por otro que la odia mortalmente. Así pues, el hombre es todavía un ser irresponsable. El hombre todavía no tiene verdadera Identidad…

El que ya posee la hombre se cree inmortal y cree conciencia y la voluntad. La realidad es distinta… Cuando examinamos en los mundos internos al fantasma de un fallecido, este fantasma se vuelve entonces “legión de fantasmas”: ¿Cuál de éstos es la persona amada de aquel ser querido que existió sobre la tierra? Realmente el ser fallecido se volvió “muchos”. ¿Cuál es el verdadero? La verdad que nosotros sostenemos es que la persona murió. Lo que continúa es legión de demonios, el Yo pluralizado que después de algún tiempo se reencarna para satisfacer deseos. Eso es todo”.

En tercer lugar, sintetizó magníficamente los tres factores del trabajo que todo estudiante debe llevar adelante en el camino de la auto-realización. En 1962, el Maestro escribía por primera vez sobre los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia:

“Si realmente queremos la Navidad del Corazón, es urgente una tremenda Revolución de la Conciencia. Sólo por medio de la revolución podemos lograr la realización de fondo. La Revolución de la Conciencia tiene Tres Factores básicos que son los siguientes: Primero, Morir. Segundo, Nacer. Tercero, Sacrificarnos por la Humanidad. El orden de los tres factores no altera el producto. En resumen, estas son tres líneas paralelas de autodesarrollo íntimo. Estas son las tres líneas perfectamente definidas de la Revolución de la Conciencia. Tenemos que trabajar con estos tres factores básicos si es que realmente queremos, sinceramente, la Autorrealización de fondo”.

Mas a pesar de hablar del factor Morir, aún por esos años no había objetivizado el tema de la “desintegración” del Yo. Incluso en el Mensaje de Navidad de 1964-1965 (Técnica para la disolución del Yo), el maestro seguía enseñando la eliminación del Yo a través de la comprensión. En ese libro escribía:

“Sólo estudiando minuciosamente el Yo, podemos eliminarlo. Debemos observar cuidadosamente los procesos del pensamiento, los distintos funcionalismos del Deseo, los hábitos que conforman nuestra personalidad, nuestros impulsos sexuales. Estudiar cómo reaccionan éstos ante los impactos del mundo exterior, como se asocian, etc. Comprendiendo todos los procesos del Yo pluralizado, este se disuelve. Entonces sólo se manifiesta a través y dentro de nosotros, la Divinidad”.

El Maestro creyó durante bastantes años que a través de la comprensión se eliminaba el Yo psicológico. Así lo había leído en las enseñanzas del Cuarto Camino de Gurdjieff y en los escritos de Krishnamurti. Pero delicados procesos esotéricos le llevaron a darse cuenta de que no basta sólo con comprender, de que hace falta algo más. En 1966, el Maestro escribía:

“Cuando un Iniciado nace de entre el vientre de la Madre Divina en los mundos superiores, cuando sale de la Novena Esfera, ya queda prohibido de regresar a la Novena Esfera. Los Dos Veces Nacidos entran a un Templo secreto y si volvieran a la Novena Esfera, caerían perdiendo todos sus poderes. Todo Iniciado que alcanza el Segundo Nacimiento se encuentra entonces con el problema de desintegrar el Ego o Yo pluralizado y los cuerpos lunares. El Maestro Secreto vestido con los Cuerpos Solares (creados intencionalmente en la Novena Esfera), y el Yo pluralizado vestido con los cuerpos lunares, constituyen una doble personalidad, un problema muy grave que hay que solucionar”.

El Maestro sabía de este “problema”, y ante su imposibilidad de eliminar cierto Yo de la Lujuria que le hacía caer una y otra vez en las pruebas de los mundos internos, sintió el terror del fracaso… Afortunadamente, fue asistido por el Guardián del Templo de los Dos Veces Nacidos (tal como lo narra en el Mensaje de Navidad 1967-1968, Curso Esotérico de Magia Rúnica). Esta experiencia le ocurrió en el año 1965, y por esta razón en el Mensaje de Navidad que escribió en 1966, El Collar del Budha, dedicó todo un capítulo, titulado El Kundalini, a enseñar por primera vez en su Obra, que sólo la Madre Divina tiene el poder absoluto para eliminar el Yo. A partir de entonces en todos sus libros insistió, una y otra vez, en esta idea fundamental de la Enseñanza. En 1966 el Maestro escribía:

“Necesitamos reducir el Yo a polvo, y esto sólo es posible a base de comprensión de fondo y con ayuda de la Divina Madre Kundalini, la serpiente ígnea de nuestros mágicos poderes”.

A pesar de que nos gustaría seguir ahondando en los pormenores de la Obra del Maestro Samael, no podemos por el limitado marco de este sitio incluir mucho más. Sin embargo citaremos una de las últimas aclaraciones que realizó el Maestro. Data de 1970; por aquella época –como anteriormente había escrito el Maestro en sus libros–, él creía que a los Dos Veces Nacidos les estaba prohibido regresar a la Novena Esfera “por toda la eternidad” (y así debe ser seguramente para los Iniciados que escogen al Vía Espiral Nirvánica); mas ciertas indicaciones que le dieron en los mundos internos (que al principio creyó que eran pruebas de carácter sexual, y así lo escribió en su libro Mi Regreso al Tíbet (Mensaje de Navidad de 1969), le llevaron luego a comprender que para entrar en los misterios de la “Segunda Montaña” es necesario descender de nuevo a la Fragua Encendida de Vulcano… Esto quedó reflejado en su libro El Parsifal Develado (Mensaje de Navidad de 1970)…

A partir de éste libro y durante los 7 años siguientes (de 1970 a 1977), la Obra del Maestro adquiere un nivel de objetividad extraordinario. En esos años escribió los siguientes libros:

               El Misterio del Aureo Florecer (editado en 1971)Samael Aun Weor

Las Tres Montañas (editado en 1972)

Sí, hay Infierno… Sí, hay Diablo… Sí, hay Karma… (editado en 1973)

La Doctrina Secreta de Anahuac (editado en 1974)

Tratado de Psicología Revolucionaria (editado en 1975)

La Gran Rebelión (editado en 1976)

Estos libros nos permiten tener en las manos las herramientas más eficaces para nuestra propia Auto-realización… Lo importante, como decía el Maestro, es:

“Hacer carne la Enseñanza en cada uno de nosotros”.